Medicarte - Home

MedicarteMedicarte

Hepatitis C

DEFINICIÓN:

La hepatitis es una enfermedad que afecta el hígado, el cual es un órgano que se encuentra en el abdomen y se encarga de los procesos relacionados con la regulación de la producción, almacenamiento y eliminación de proteínas, azúcares y grasas. 

Además, dentro de las funciones del hígado está la síntesis de algunos factores necesarios para la coagulación de la sangre y el proceso de eliminación, a través de la producción de bilis,  de algunas sustancias nocivas para el organismo.

La palabra hepatitis, se refiere, en términos generales, a la inflamación del hígado. Cuando esto ocurre, los procesos mencionados previamente fallan ocasionando secuelas importantes en el hígado e impactando diferentes funciones de todo el organismo.

Existen diferentes factores que causan hepatitis:

  • Infección por uno de los 5 virus de la hepatitis (A, B, C, D, E). Causa más común de hepatitis.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Enfermedades metabólicas como diabetes o dislipidemia (aumento de las grasas) que causan hígado graso.
  • Algunas enfermedades del sistema de defensas, por ejemplo lupus eritematoso sistémico.
  • Consumo inadecuado o excesivo de algunos medicamentos
  • Venenos.

¿Qué es la Hepatitis C?:

La hepatitis C es causada por el virus de la hepatitis C (VHC). Este virus puede causar desde una infección aguda, hasta una infección crónica.

La Infección aguda es leve y puede durar sólo algunos días o semanas, por lo general no se presentan síntomas, pasa desapercibida y muy raramente causa la muerte.

Sin embargo, aproximadamente la tercera parte de los pacientes con infección aguda presentan:

  • Fatiga
  • Color Amarillo en piel y mucosas (Ictericia)
  • Dolor articular

Por su parte, la infección crónica es la que se presenta en la mayoría de pacientes (aproximadamente el 85% de las personas infectadas), es una enfermedad de por vida y es la causa principal de daño severo del hígado (cirrosis), que a su vez, es la causa principal de insuficiencia hepática y por consiguiente de trasplante de hígado.

¿Cómo se transmite la Hepatitis C?:

El virus se trasmite de persona a persona a través del contacto con la sangre. Las principales vías de transmisión son:

  • Punzones accidentales con una aguja que haya sido usada en un paciente infectado.
  • Personas que recibieron una transfusión de sangre o un trasplante de órganos antes de 1995 (posterior a esta fecha se hicieron mejoras en la tecnología para examinar la sangre antes de transfundirla).
  • Pacientes sometidos a hemodiálisis: Procedimiento médico que consiste en eliminar en forma artificial, por medio de una máquina, las sustancias nocivas o tóxicas de la sangre.
  • Los tatuajes o piercing pueden ser causa de infección si no se usan materiales desechables o no se tienen las medidas higiénicas adecuadas.
  • Compartir agujas para el uso de drogas por vía intravenosa.
  • El uso de drogas por vía intranasal cuando se presentan lesiones en la mucosa nasal y se comparten instrumentos para la inhalación.
  • Las relaciones sexuales no son una causa frecuente de contagio: sin embargo, en los casos en que se presenten erosiones anales durante las relaciones sexuales existe un mayor riesgo de contagio. No se recomiendas las relaciones sexuales durante la menstruación, debido a la presencia de sangre.
  • Vía materno-fetal: los hijos de las madres afectadas pueden contagiarse, sin embargo, el riesgo no es muy alto. El riesgo de transmisión es del 2% y se incrementa del 4 al 7% en el momento del parto para los hijos de madres que presentan el virus en la sangre.

Importante:

La hepatitis C no se puede contagiar a menos que la persona tenga contacto directo con sangre infectada. Por tal motivo la hepatitis C no se trasmite a través del contacto casual, tal como estornudar, toser, dar la mano, besar, abrazar, compartir utensilios de comida, nadar en una piscina, usar baños públicos o tocar las perillas de las puertas.

Tenga en cuenta si usted tiene hepatitis C:

  • No puede donar sangre
  • Debe evitar compartir artículos personales como  hojas de afeitar y cepillos de dientes
  • Use siempre preservativo cuando tenga relaciones sexuales

¿Cómo se diagnostica la Hepatitis C:

Debido a que es una enfermedad que raramente produce síntomas. Las personas que desarrollan la infección crónica con el VHC, pueden permanecer sin diagnóstico por mucho tiempo incluso hasta que se produzca un daño hepático grave.

Las pruebas que se utilizan para realizar el diagnóstico son:

  • Anticuerpos contra el virus de la hepatitis C: Es una de las primeras pruebas que se realiza y permite detectar anticuerpos, los cuales son proteínas del sistema de   defensa y ayudan a destruir moléculas extrañas o dañinas. Los anticuerpos específicos contra el virus de la hepatitis C sólo se  producen cuando alguien ha tenido contacto en algún momento de la vida con el virus. Sin embargo, la presencia de estos anticuerpos no significa necesariamente que siga teniendo el virus en la sangre, pero sí que en algún momento estuvo en contacto con él.
  • Carga viral: mide la cantidad del material genético el virus (ARN del virus de la hepatitis C). Esta prueba confirma la presencia de infección activa, es decir la presencia y la cantidad de virus en la sangre.

Luego del diagnóstico de hepatitis C crónica, se debe evaluar el grado de daño hepático, es decir, la presencia de cirrosis o cáncer. Esto puede hacerse a través de pruebas no invasivas o por biopsia hepática.

¿En qué consiste el tratamiento?

  • Los medicamentos usados en el tratamiento del la hepatitis C, tienen un efecto antiviral, y buscan limpiar el virus de la corriente sanguínea.
  • El tratamiento también está asociado con la estabilización o mejora en la histología hepática y el curso clínico.
  • Otros objetivos incluyen el control de los síntomas y la prevención de complicaciones de la enfermedad.
  • Algunas infecciones agudas no requieren tratamiento con antivirales
  • Toda prescripción debe ser realizada y monitoreada por el médico tratante y por ningún motivo se deben usar medicamentos automedicados.

Las rutas de transmisión más comunes son la transfusión de productos sanguíneos contaminados y compartir agujas usadas (uso ilícito de drogas inyectables).

Después de la exposición aguda, aproximadamente el 55% a 85% de los pacientes desarrollan hepatitis C crónica.

La mayoría de las infecciones son asintomáticas; sin embargo, la inflamación hepática a menudo está presente y puede conducir a fibrosis hepática progresiva.

El objetivo del tratamiento es erradicar el virus y lograr una respuesta virológica sostenida.

Las complicaciones a largo plazo incluyen la cirrosis o carcinoma hepatocelular.


Elaborado por: QF Julieth Gómez – Revisado por: QF Liliana Uribe – Aprobado por: QF Helber Berrío – Enero 2016